......




Sobre la ingenuidad del TDS


El Chorrillo, 1 de mayo de 2015

Anécdotas para un tiempo de elecciones, una aproximación a lo que nos depara el futuro si no andamos avispados. No es propio de este blog que me detenga en asuntos locales de mi entorno, pero estamos en periodo de gestación de acontecimientos interesantes y no voy a desperdiciar la ocasión para aprovechar el anecdotario que la situación va a sugerir; ayer fue la candidata del PP, hoy se trata de otra candidatura diferente. Me auguro entretenimiento para estas semanas que vienen a costa de las elecciones. Voy a hacerles caso y voy a no cruzarme de brazos, como reza un hashtag que ellos promueven, ante el ir y venir de unos y otros en torno a las elecciones próximas.

Resulta simpático comprobar cómo una agrupación política dispuesta a concurrir a las elecciones municipales próximas se las arregla para ir organizando su estrategia de cara a obtener el mayor número de votos posibles para su agrupación. En este caso se trata del TDS, partido político de Serranillos del Valle que, ante la inminencia de echar a correr a ver quién llega primero y tratar de ganar votantes en el municipio no se le ocurre otra cosa que inventar una supuesta encuesta en cuyos resultados ellos, ya de entrada, ocupan la cabeza a una respetable distancia de los demás, lo que supuestamente invitaría a los vecinos, siempre dispuesto a sumarse a alguna mayoría, a votar al TDS. Para Goya el sueño de la razón produce monstruos, para la gente del TDS el sueño primaveral que aventa las semillas de los olmos y los álamos produce en ellos el espejismo de una encuesta que no hay por dónde cogerla.

Vamos con los datos. Según ellos la encuesta ha sido realizada por  ‪#‎ServicioDeEncuestas (?). Bien, tecleas en Google  ‪#‎ServicioDeEncuestas y lo que obtienes son dos referencias, una el tuit de ellos mismos donde aparece la encuesta, y otra en una cuenta de Twitter de una mujer miembro de ese partido. Así que primera conclusión: ‪#‎ServicioDeEncuestas no existe, es un invento de TDS. Lo sabe todo el mundo, si no estás en Google no existes :). Continuamos con el tema de los números. Según ellos los participantes en la encuesta fueron 607 vecinos sin contar NS/NC, pero dado que en las últimas encuestas políticas éstos últimos representan más del veinte por ciento, hemos de suponer que el número total de encuestados es de 607 más ese veinte por ciento; total de encuestados en definitiva, unos 720 sobre una población total en torno a los cuatro mil habitantes contando los que no están en edad de votar. Si tenemos en cuenta que una encuesta típica de expectativa de voto a nivel nacional se realiza sobre una muestra entre mil y mil quinientos encuestados para una población de cuarenta y tantos millones, cualquiera entenderá que el que elaboró la "encuesta" le debió de pillar en medio de una melopea nocturna y, puesto a inventar números no se paró mínimamente en ajustar sus datos a la realidad. Peor asunto es que a la mañana siguiente, ya en medio de la resaca matinal, continuara empecinado en subir esos datos a Twitter. Y no sólo eso, para dar más respetabilidad a los resultados colocan un enlace a una web que como una pescadilla que se muerde la cola nos lleva de Facebook a Twitter sin más contenido ni chicha ni limoná que el susodicho gráfico reproducido en uno y otro lugar como dos hermanos gemelos. Conocer un poco de Excel o similar da la posibilidad a cualquiera de inventar cualquier cosa. Por demás, en una abundancia boba sobre un asunto baladí, hay que decir que es criterio general para los realizadores de todo sondeo electoral que éstos informen de:
Quién realiza el sondeo y quién lo encarga.
Datos técnicos de la muestra y la fecha de campo.
Texto de las preguntas y número de personas que no han contestado.

Esta es la obra de arte, la encuesta inventada para proporcionarme a mí un rato de relajo entre mis ocupaciones diarias:



Ahora lo que cabe preguntarse es que, si un grupo del que lo que sabemos es por lo que ellos reflejan en las redes sociales actúa así elaborando falsas encuestas para promocionarse en la corrala vecinal, ¿qué puede suceder con el resto de su programática transparencia y democracia, esa es la trascripción de las siglas TDS (Transparencia, Democracia, Serranillos). Visto lo fácil que es inventar una encuesta que nada tiene que ver con la realidad, se me ocurre que igual pueden inventarse otros significantes vacíos de significado, esos que nombran transparencia y democracia, y que pueden estar ahí como las luces de verano en las fachadas de las casas para atraer a mariposas y otros insectos.

Digo yo, que para los tiempos que corren en que los ciudadanos estamos empezando a comprender que la política es asunto de todos y por tanto algo en que debemos de participar personalmente votando, expresándonos, discutiendo, eso de transparencia y democracia suena bien, pero ¿no estamos acaso una vez más ante una operación de marketing, un querer hacer política a la manera de siempre sólo que orientando los eslóganes hacia esas palabras luminosas que nos traen los aires de renovación en el país? Por ejemplo, ¿es transparente este partido utilizando esta añagaza de encuesta?, ¿es transparente poniendo sus cuentas a disposición de quien quiera verlas?, ¿es transparente en el modo de crear sus candidaturas?... Y respecto al segundo concepto, Democracia, yo soy vecino del pueblo y no he tenido ni la posibilidad ni el conocimiento de poder participar en la elección de la candidatura que presenta el TDS. ¿Quién voto esa candidatura?, cuántos votos obtuvo cada candidato? ¿Es eso democracia?

Si al TDS le quitamos la T de transparencia siguiendo los argumentos de más arriba, suprimimos la D de Democracia porque la democracia no somos capaces de verla por ningún lado, lo único que nos queda es una S, el limbo y el interrogante de qué hacemos con Serranillos del Valle. Corren buenos tiempos, tiempos de esperanza e ilusión porque algo se mueva en favor de la gente, de los ciudadanos de a pie, en este desgraciado país. Quizás sea el momento de gastar nuestras energías en aunar fuerzas y recalar en ese pedazo de honestidad que todo vecino lleva dentro, unos más escondido que otros, para no perder el norte, echar a los corruptos de las instituciones y tratar de trabajar por un pueblo donde la transparencia, sí, la transparencia y el buen hacer nos lleven a estar verdaderamente satisfechos de vivir donde vivimos.

Espero que la crítica y el análisis de la realidad sea también un espacio en donde todos los vecinos podamos encontrarnos. Sería hermoso comprobar que en un pueblo pequeño como éste puede ejercerse la democracia y hacer de la calle un ágora donde todo puede ser discutido y decidido.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentarios